Sunday, April 30, 2006

La Belleza de Pensar

Este programa es una idea original de Cristián Warnken.
Esta idea original vio la luz en el excelente canal ARTV. Unos años más tarde, Canal 13 en su señal de Cable, le dio su nicho de expresión. Lamentablemente, hace poco le cortaron las alas al carimático Warnken, suspendiendo la actualización futura para sabias nuevas conversaciones. Ahora, se están repitiendo capítulos de temporadas anteriores.
Respecto a la duración, a la escenografía, a los tiempos y ritmos, al conductor e invitados me quiero referir a continuación.
Con respecto a la duración, no falta ni sobra nada de tiempo. Está en su justa duración -una hora de promedio-, para que se configure un programa macizo de conversación de altísimo nivel y nutrición espiritual.
Ahora, en cuanto a la escenografía del programa, la encuentro extraordinaria por su simpleza. Esta simpleza de fondo completamente negro invita a una intimidad entre el conductor e invitado. No se necesita artificio alguno para que estas sabias palabras que se entrecruzan entre entrevistador y entrevistado fluyan como cascadas convertidas en miles de frases con sentido y profundidad. Prevalece el minimalismo de tonos claros y oscuros del entorno donde se desarrolla la catársis verbal.
Los tiempos y ritmos me encantan. Warnken deeeeja!!! conversar; deja que el o los invitados desarrollen con la debida profundidad los temas planteados con la agudeza e inteligencia del entrevistador. Si llega a interrumpir, lo hace con tino y cuidado, más que nada para complementar la idea que expone el invitado, ya que, como sabrán ustedes, Warken, antes de realizar la entrevista, se interioriza a fondo respecto de éste y su obra. Por eso, esa interrupción a la cual hago mención se justifica, ya que enriquece la conversación que alcanza un clímax espiritual y de saber maravillosos. Mientras habla el invitado, Warnken lo mira fijo, tratando de desentrañar los misterios insondables del alma del poeta, abogado, arquitecto, astrónomo o medico ayurveda. Finalmente, esta atmósfera con y sin tiempo a la vez, invita a que el invitado se desenvuelva sin apuro ni temor a ser interrumpido para que "alcance" el tiempo. No obstante su duración, hay una conversación relajada, como si el tiempo no existiera.
Warnken es un monstruo, en el buen sentido de la palabra. Excelente e inteligente entrevistador, sobrio, mesurado, de un respeto casi sumiso y religioso hacia el entrevistado. Él es responsable de elevar las preguntas que hace hasta la estratósfera intelectual. Como decía anteriormente, notable en el manejo de los ritmos y tiempos. Su hablar no es de un volúmen muy subido ni bajo. No es una voz desagradable que desnaturalice ese halo de intimidad que hay entre él y su entrevistado. Si fuera de una voz muy fuerte, ese silencio que circunda en el estudio y que acompaña como fondo la conversación como una música si notas, se esfumaría como el aire puro que tiene Santiago luego de una gran lluvia. En fin, Warnken es insustituible.
Finalmente, los entrevistados son de real peso; basta con analizar a quien ha entrevistado: astrónomos, médicos, abogados, dibujantes, escritores, arquitectos, etc. Ellos son los responsables de elevar los contenidos temáticos que en el programa se desarrollan con tanta profundidad.
En fin, de todo lo expuesto, debo decir que es un programón, repleto de proteínas culturales y espirituales. Es un un bistec a lo pobre para saciarnos espiritualmente.
Nota: 7.0
Sitios de interés: www.labellezadepensar.org

0 Comments:

Post a Comment

<< Home